martes, 2 de septiembre de 2014

MOTIVACIONES PARA LA ADOPCIÓN

Ya acabó agosto y con él muchos sus vacaciones, algunos todavía las apuran y unos pocos las comienzan. La mayoría empezamos en septiembre el nuevo curso, repasando asuntos pendientes, planificando nuevos proyectos, despidiéndonos del descanso, el turismo, las visitas de y a los amigos o la familia. Espero que el recuerdo de las vacaciones nos haga más agradable la vuelta a la rutina, el trabajo, los horarios, los atascos y demás "placeres" otoñales.

Sigo avanzando con la exposición de mi trabajo de fin de Master en Mediación Familiar. Después de abordar conceptos como la adopción y los orígenes, habiendo pasado ya por el primero de los orígenes específicos de las personas adoptadas, este es, el porqué de la adoptabilidad, es decir, los motivos por los cuales fuimos separados de nuestra familia de origen, ahora toca tratar el otro POR QUÉ, este es, el porqué nuestros padres lo son por adopción, qué les movió a adoptar, a hacer propio al hij@ de otros, y a hacerlo de derecho o de hecho, siguiendo unos trámites u otros, o sin ningún trámite.

Los motivos por los cuales, más allá de los instintos de reproducción y de conservación de la especie, los seres humanos nos convertimos en padres/madres son muy dispares, sólo cada uno sabe qué fue lo que le hizo ser padre/madre, yo aquí expongo algunas de las motivaciones que he podido identificar en mi trabajo, que quizás sean las mas habituales, pero no las únicas, seguro que hay alguna más, y seguro que cada uno de nosotros conocemos a alguien que ha llegado a la maternidad/paternidad por alguno de los motivos que aquí enumero...y además seguro que todos tenemos una opinión al respecto de cada una de las motivaciones, cada uno la suya.

Lo que es cierto sin ninguna excepción es que a la maternidad/paternidad adoptiva se llega por decisión, mejor o peor, pero siempre por convencimiento y con más o menos conocimiento de lo que es la maternidad/paternidad en general y la adoptiva en particular, pero nunca por azar o por accidente, como sí puede pasar en la maternidad/paternidad biológica. 

Está claro que en la maternidad/paternidad biológica, excluyendo las técnicas de reproducción asistida, existe un componente aleatorio que no existe en la adoptiva, porque en la "filiación por naturaleza" puede darse muy fácilmente un embarazo imprevisto, no planeado o no deseado, o más de uno, y sin embargo en la "filiación por adopción" no cabe la adopción imprevista, no planeada o no deseada, verdad?

Así pues, veamos cuales pueden ser algunas de las motivaciones para formar o ampliar la familia por adopción:
  
MOTIVACIONES Y TRÁMITES PARA LA ADOPCIÓN

El otro gran POR QUÉ es saber  qué tuvo que pasar para que nuestros padres llegasen a ser nuestros padres, es decir, cuales fueron las razones motivaciones por las que optaron por la adopción como forma de filiación y además cuales fueron los trámites por los que pasaron, los pasos que siguieron para llegar a ser nuestros padres. Son varias las posibles respuestas, que enumero a continuación sin entrar a calificar sin son correctas o no lo son, pero que sólo con la descripción nos permiten anticipar el riesgo de que se produzca algún conflicto y ponga en entredicho el resultado final del proceso de adopción, del éxito o el fracaso en el objetivo final de la adopción que es el de crear o ampliar una familia, dando una situación familiar estable a un menor que carece de ella:

A. MOTIVACIONES:

A.1.- INFERTILIDAD / ESTERILIDAD

            Durante, mucho muchísimo tiempo han sido muchas, la mayoría, las personas que llegan a la filiación por adopción como última alternativa para ser padres/madres, puesto que sufren problemas de salud que les impiden reproducirse por si mismos. De hecho actualmente son muchas las personas que siguen siendo infértiles o estériles a pesar de haberse sometido a  técnicas de reproducción asistida, ya sea en su primer intento de reproducirse o en intentos posteriores al sufrir una infertilidad o esterilidad sobrevenida después de haber sido padres/madres una o más veces.



Así las cosas, habitualmente la primera opción para ser padres/madres suele ser la reproducción por si mismos, la segunda opción la reproducción con ayuda de las técnicas de reproducción asistida, ya sea inseminación artificial o fecundación in-vitro, ya sea con sus propias células o con células ajenas y en última instancia la adopción como tercer y último recurso.

Como digo esto era y es lo habitual, llegar a la filiación por adopción a causa de una infertilidad o esterilidad, no obstante hay excepciones.
           
A.2.- DESEO DE MATERNIDAD / PATERNIDAD

            Algunas personas deciden recurrir a la adopción, incluso como primera opción, sin ni siquiera saber si son fértiles o no, para satisfacer su deseo de maternidad / paternidad, de formar o ampliar una familia, de pertenecer a un grupo de personas que conviven, comparten un espacio común, un tiempo común y crecer juntos como individuos y como grupo, tomando una identidad común, propia, diferente de las otras familias, sin darle una especial importancia al hecho de la transmisión genética de unos rasgos propios.


           
Cada vez son más las personas que sin tener problemas de salud reproductiva conocidos o desconocidos, de origen o sobrevenidos, optan por la adopción como forma de formar o ampliar una familia, entendiendo lo que actualmente es la adopción, una medida de protección a la infancia, una forma de ofrecer una familia definitiva a un menor que carece de ella, por el motivo que sea.
           
A.3.- FORMA DE SALVAR UNA RELACIÓN

            Sabemos que existen parejas que en momentos de crisis piensan que teniendo un hijo se arreglarán las cosas y si ese hijo además llega por adopción, en la que el proceso de paternidad y maternidad no es exactamente igual al de la reproducción biológica, porque ninguno de los dos miembros de la pareja está embarazado y los dos se pueden implicar y comprometer del mismo modo, pues a veces se piensa que si se pasa esa “prueba de fuego” de la adopción la pareja superará la crisis.


            Sabemos también que esta forma de arreglar las cosas no suele funcionar con la maternidad/paternidad biológica, que es posible que retrase relativamente un posible desenlace “catastrófico” pero será cuestión de tiempo que lo que estaba en crisis termine por romperse, agravado además con la existencia de un menor que también saldrá perjudicado, y si la maternidad / paternidad se ha alcanzado a través de la adopción, puede que se retrase todavía más el desenlace final, pero igualmente llegará y perjudicará irremediablemente a un menor.

A.4.- SOLIDADRIDAD / “MODA”

            Algunas personas se acercan a la adopción pensando en lo mal que están algunos menores en sus familias o países de origen y que si fuesen adoptados estarían mejor.

            Como he señalado más arriba todavía a fecha de hoy son muchas las personas que se acercan a la adopción pensando que los menores que pueden o tienen que ser adoptados son huérfanos y piensan que adoptando les hacen un favor.

            Afortunadamente la adopción parece que ha dejado de ser un tabú, algo tan íntimo que casi siempre era un secreto, por el contrario ha pasado a ser algo muy público y notorio, quizás demasiado en algunos casos, especialmente propiciado por el abundante número de adopciones internacionales / interraciales, en los que la adopción transciende a la intimidad y salta a la vista por la diferencia racial entre los padres y los hijos.


Tan visibles son estas adopciones y tan famosas, conocidas o notorias las personas que han adoptado algún hijo, que otras personas consciente o inconscientemente imitan a esas personas y optan por la adopción internacional para hacer o ampliar una familia.

A.5.- TENER UN TRABAJADOR / HEREDERO

            Hace mucho tiempo la adopción fue considerada una forma de tener en principio un trabajador y como consecuencia un heredero, alguien que se hiciera cargo del trabajo de la explotación del negocio familiar y que finalmente pudiese ser alguien a quien legar un patrimonio, alguien que se hiciese cargo de mantener,  gestionar y aumentar, lo conseguido por otras personas, sin que se perdiese la unidad, y sin que cayera en manos “enemigas”.


            Digo que hace mucho tiempo la adopción era eso, la forma de tener inicialmente un trabajador y finalmente un heredero, lamentablemente todavía en nuestros días nos podemos encontrar casos en los que hay personas que tienen hijos, por naturaleza o adopción, con la misma motivación.

A.6.- TENER COMPAÑÍA / UN CUIDADOR/A

También podemos encontrar casos de adopción en los que lo que se pretende es tener una compañía o un cuidador/a, es decir, pensando en la posible situación de enfermedad o de ancianidad de los padres, en estos casos, se puede ver que se opta por adoptar menores, algo mayorcitos, es decir, no se buscan bebés, a los que tener que cuidar y atender, sino que se buscan menores que ya casi se valgan por si mismos, de forma que necesiten pocas atenciones y cuidados y sin embargo cuando llegue el posible momento de atender a los padres, como digo bien por enfermedad, o bien por edad, estén dispuestos a hacerlo.

No parece muy habitual esta situación, ni en casos de filiación por naturaleza ni por adopción, pero aunque no sea muy abundante no quiero dejar de mencionar esta posible motivación para tener hij@s, ya sea de una manera u otra. El caso de Liberia Hernandez

Actualmente esta situación a veces se da en familias que ya tiene hijos, que ya se han hecho mayores incluso que han salido de casa, otras ocasiones son personas solas, separadas, divorciadas o viudas que se sienten solas, casi aburridas y se preocupan por su futuro, y piensan que adoptando a un menor, dejarán de sentirse solas y además tendrá la atención asegurada. 

Hay casos en los que la compañía que se busca no es para los adultos, sino para los hijos, es decir, familias con un solo hij@ o con algún hij@ con alguna discapacidad, que piensan que adoptando un menor le dan un herman@ a ese hij@.

A.7.- NO PASAR POR UN EMBARAZO Y UN PARTO

Tampoco es muy común la situación de llegar a la adopción, como la conocemos actualmente, por no pasar por un embarazo y un parto.

Es cierto que no son muchas las mujeres que sufren tanto miedo al embarazo y al parto que les impida ser madres reproduciéndose ellas mismas, pero es cierto que existen. Tocofobia

También es cierto que no son muchas las mujeres que viven obsesionadas por su cuerpo, su físico y no están dispuestas a pasar por las molestias de un embarazo, un parto y mucho menos una crianza natural, pero también es cierto que existen.




Algunas otras las menos, tienen problemas de salud que no afectan a su aparato reproductor, es decir, que no les impide reproducirse por si mismas, pero que sufren otras enfermedades o lesiones que desaconsejan por completo la opción de un embarazo y un parto, por ejemplo, lesiones medulares, aparato urinario dañado, etc…

Como digo ninguna de estas situaciones son muy abundantes, pero no por ello dejan de existir, sí existen, sí hay mujeres que temen pasar por un embarazo o no están dispuestas a estropear su cuerpo o su salud desaconseja pasar por un embarazo, y todas ellas ven en la adopción una opción para poder ser madres.

A.8.- NO TENER PAREJA

Hay muchas personas, hombres o mujeres, que a pesar de no tener pareja del sexo contrario con la que poder reproducirse siente el deseo de ser padres o madres.

En el caso de las mujeres son muchas las que recurren a la inseminación artificial, en el caso de los hombres esa opción no existe y algunos recurren a la gestación subrogada o vientre de alquiler.








En cualquier caso cualquier hombre o mujer puede optar por la adopción como forma de paternidad, maternidad en solitario.

Lo cierto es que esta opción no es aceptada en todos los países, son muchos los países que no aceptan adopciones mono-parentales y exigen que sean pareja, casi siempre matrimonio de hombre y mujer, las personas que vayan a adoptar.

A.9.- TENER PAREJA DEL MISMO SEXO

Hay algunas parejas constituidas por personas del mismo sexo, que evidentemente ven imposibilitada su posibilidad de reproducirse por si mismas, pero que no obstante tienen el deseo de ser padres o madres.

En el caso de las mujeres son muchas las que recurren a la inseminación artificial de una de ellas y a la crianza en conjunto del hij@, con independencia de la situación legal / registral del menor, son muchas las que además de la inseminación artificial han iniciado los trámites para la adopción del hij@ de su cónyuge para que las dos consten a todos los efectos como madres de ese menor.

En el caso de los hombres son algunos los que recurren a la gestación subrogada y posterior reconocimiento de paternidad y/o adopción según los casos.



Con independencia de las posibles inseminaciones, fecundaciones in vitro y gestaciones subrogadas, cualquier pareja homosexual tiene como opción la adopción para poder ser padres y madres, al igual que pasa con la mono-parentalidad son muchos los países que no aceptan que adopten parejas homo-parentales


Al volver a leer este texto tengo que repetir lo que he dicho anteriormente sólo cada uno de nosotros sabe en lo más profundo de su ser cual es la motivación para llegar a ser padre/madre.

En la filiación por naturaleza, otra vez excluida la reproducción asistida, cabe la posibilidad del "descuido" de la maternidad/paternidad imprevista y no obstante bienvenida, aceptada y asumida de forma responsable, o no.

Sin embargo en la filiación por adopción no hay posibilidad de "descuido" o de improvisación, todo es muy meditado, planificado y conseguido...otra cosa es que una vez constituida la adopción esta sea asumida de forma responsable, o no. 

El éxito de la adopción, la adecuada vinculación de los miembros de la familia, va a depender en parte de cual sea la motivación profunda para esta forma de hacer familia y de la sinceridad y la honestidad con la que esa motivación sea transmitida y explicada al hij@, como parte de sus orígenes, que al fin y al cabo es de lo que estamos hablando, de qué son los orígenes "específicos" de una persona adoptada, ya me he referido al primero de los POR QUÉ: las causas de adoptabilidad, y  ahora me he centrado en el segundo de los POR QUÉ: la motivación para la adopción.

Casi más importante la motivación real, que sólo cada uno conoce, es la sinceridad con que esa motivación sea transmitida y en consecuencia percibida por la persona adoptada; porque no es lo mismo sentirse hij@ porque la motivación fue el deseo de ser padres/madres, de cuidar para siempre a una persona, de quererle, cuidarle y respetarle en toda su integridad física y moral, de forma incondicional, que llegar a sentirse el cuidad@r, el consuelo, la obra de caridad, el sustituto, el juguete roto, etc... Y esto vale por igual para todos los hij@s los que se crían en su familia de origen y los que nos criamos en nuestra familia por adopción.  

3 comentarios:

  1. Se me ocurre un motivo más, Beatriz, y es el de adoptar como propio el bebé de una hija, hermana o familiar cuando ni lo tenias planeado ni realmente lo deseas, pero las circunstancias "te obligan". Ya sabes que la prioridad ante un abandono lo tiene la familia extensa. Muchas veces me pregunto por esa familia extensa que se va a convertir en el cuidador principal del bebé. ¿Por que lo hace? Si lo hace por obligación, por el que dirán, sin deseo por la criatura puede ser bastante negativo, y peor solución que el que el bebé vaya a una familia sin lazos de sangre con él pero con verdadero deseo por adoptarle.

    ResponderEliminar
  2. Gracias María!! La verdad es que esta motivación también la conozco y la he omitido porque a lo largo del trabajo me he referido siempre a la adopción por familia ajena, dejando a parte la adopción del hij@ por parte del cónyuge o de la familia extensa.

    Le dedicaré una entrada más adelante, porque si bien es cierto que en cualquier adopción hay poca o ninguna improvisación, esta es posiblemente la más parecida al "descuido" de la filiación biológica y del mismo modo puede ser aceptada y asumida desde la generosidad y la responsabilidad, o no y no ser la mejor opción de familia para el niñ@.

    ResponderEliminar
  3. Beatriz me ha gustado este articulo, esta muy claro y realista y lo principal ya lo has repetido tu y es que en adopcion no se improvisa nada es algo meditado y deseado, otra cosa son los motivos por los que deseas adoptar que como hemos visto pueden ser mas o nenos "sanos ". Y a raiz de lo que comentais de adoptar el conyuge o la familia extensa, en este caso no es meditado y deseado, mas bien impuesto por las circustancia y apuntais que quizas es mejor que vaya a una familia sin lazos de sangre con pero con verdadero deseo por adoptarle. Yo conozco recientemente un caso en que la familia extensa si quiere hacerse cargo de la niña de la hermana ( que resulta ser niña ya adoptada por la hermana pero que por enfermedad de esta, no puede hacerse cargo de ella y de momento esta en acogida ) Pues los motivos de la familia extensa para adoptar a la sobrina no solo es obligacion sino motivos economicos de herencia ..... y asi entendi porque no se la dan a esa familia extensa, que no es que no quiera a la niña pero que tampoco es aconsejable para la niña "su familia "

    ResponderEliminar